1587
21 Dic / 2015

1587

Compartir Facebook Twitter

Todo llega, aunque sea un gris destino como recaudador de abastos en Sevilla. Pero Sevilla es entonces la ciudad cosmos, antesala de las Indias y cauce de todas sus riquezas y esplendores. No abandona la pluma, y cultiva la poesía y el teatro mientras las calamidades –deudas, demandas, y hasta excomuniones– se agolpan en su frente.