1584
21 Dic / 2015

1584

Compartir Facebook Twitter

Cervantes se entrega a la especulación amorosa. Acaba de tener una hija natural con Ana Franca –mujer de un tabernero– y enseguida viaja a Esquivias, Toledo, para ayudar a la viuda de un poeta amigo en la publicación de un cancionero póstumo. Una vez allí, se casa con Catalina Palacios Salazar, a la que dobla en edad. Vende los derechos de La Galatea, que se publicará al año siguiente.