1581
23 Mar / 2016

1581

Compartir Facebook Twitter

Cervantes comparece en Lisboa al olor de nuevas oportunidades, que se quedarán en nada. La nueva corte, de pronto desbordada de buscavidas y aspirantes a cualquier cosa, hierve de vida comercial: “En ella se descargan las riquezas de Oriente y desde ella se reparten por el universo”. El autor desempolvará los recuerdos de esta inútil estadía en algunos pasajes del Persiles.