1569
21 Dic / 2015

1569

Compartir Facebook Twitter

Cervantes busca fortuna en la Roma de los césares y los papas. Sirve como camarero en el séquito de monseñor Acquaviva, quien vestirá más adelante la púrpura cardenalicia. Agotada su etapa palaciega, Cervantes ingresa como soldado bisoño en la compañía de Diego de Urbina. Atraviesa Italia e Italia lo atraviesa a él.